Bardenas Reales

Un paraíso de fantasía ajeno al ruido de lo cotidiano.

Las Bardenas Reales, se sitúan en el SE de Navarra, en el centro de la depresión del Valle del Ebro, con una superficie de 41.845 hectáreas.

Está considerado como Parque Natural desde 1999 y Reserva de la Biosfera (UNESCO) desde el año 2000.

Se pueden diferenciar tres zonas. 

El Plano es una terraza plana elevada, con suelos procedentes de los aportes del río Aragón. 

La Bardena Negra se caracteriza por la existencia de grandes planas, provocadas por estratos horizontales de caliza; con grandes plantaciones de pinos.

La Bardena Blanca es la depresión central, de suelos a menudo blanquecinos y de aspecto desértico. 

Estas tierras pertenecieron al patrimonio de los Reyes de Navarra, por eso se conocen como BARDENAS REALES. Según obra en los documentos, desde el siglo IX, fueron cediendo derechos de uso o explotación a diversas poblaciones. 

En 1.705, tras la guerra de sucesión española, esos derechos exclusivos se confirmaron para las 22 entidades “congozantes”, así denominadas por ser las únicas que gozan a perpetuidad del uso en común. Desde entonces forman la Comunidad de Bardenas Reales, Entidad Local que gestiona este territorio.

En cuanto a la fauna, una de las comunidades más singulares son las aves esteparias, adaptadas a vivir en lugares llanos y despejados, con vegetación de poco porte. Abundan en estos terrenos, sobre todo en la depresión de la Blanca. 

Se pueden citar: terreras (común y marismeña), cogujadas (común y montesina), collalbas (gris, rubia y negra), calandria, ganga, ortega, sisón, alcaraván, etc. Destaca por su rareza la alondra de Dupont, mientras que la avutarda, el gigante de la estepa, visita esporádicamente algunas zonas más cerealistas. 

 

Otro grupo de aves a destacar son las rapaces, algunas de ellas muy fáciles de ver: buitre leonado, águila real, alimoche, búho real, cernícalo, etc.  Los buitres leonados son, probablemente, el gran protagonista de este lugar que fascina a todos los visitantes tanto por su belleza física y natural como por la presencia de estas especies.

Por último, los mamíferos están presentes en todos los ambientes, aunque son discretos y difíciles de observar: conejo, liebre, zorro, garduña, tejón, gato montés, corzo o jabalí. 

Aves acuáticas, anfibios, reptiles, peces e invertebrados completan la fauna del Parque Natural

 

DURACIÓN DE LA VISITA EXCURSIÓN: 4 horas

PRECIO: 149 euros (hasta 3 personas)

PRECIO: 189 euros (hasta 4 personas)

Resto de grupos: CONSULTAR